Muchas personas ven el envejecimiento con recelo y hasta miedo, lo asocian con soledad y pasividad. Si bien, muchas veces es más la actitud que podemos tener sobre la Tercera Edad que la realidad de lo que esta puede representar. Es cierto que son muchos los retos por superar por parte de nuestra sociedad si queremos encaminarnos hacia un envejecimiento digno y activo.