Conoce las ventajas del balón intragástrico

Conoce las ventajas del balón intragástrico

La obesidad es una enfermedad que representa numerosos riesgos para la salud del paciente. La Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) advierta sobre todo ello. Una solución es la introducción de un balón de reducidas dimensiones en el estómago para lograr que el paciente precise de ingerir menores cantidad de alimentos para sacar el apetito que tenga. Algo que tenemos que tener claro es que no vale para todos los pacientes y que no es indispensable para que se produzca una pérdida de peso en el paciente que sufre de obesidad.

El principal objetivo es lograr una pérdida de peso controlada y que se mantenga en el tiempo

Si se quiere conseguir esto, el paciente tiene que adoptar un cambio en su estilo de vida, con restricciones calóricas en su dieta, hacer ejercicio físico habitualmente e ir modificando los hábitos de vida poco saludables. Se indica en obesos severos o los que tengan una obesidad mórbida pero tengan además otras enfermedades de importancia.

Cómo se coloca el balón

Esta colocación solo la puede hacer un médico especialista en endoscopia digestiva, lo que se produce bajo anestesia general. Se introduce el balón plegado mediante la boca hasta el estómago. Una vez en el estómago procede a llevar con suero salino que se mezcla con un colorante, que es azul de metileno. Así el balón queda flotando en el estómago, lo que reduce de manera significativa la capacidad para alojar alimento. La duración de la intervención por lo general es de menos de media hora y no hace falta ingresos en el hospital.

Los primeros díás es posible que el paciente experimente sensaciones de náuseas, algo que pasados estas jornadas va desapareciendo, por lo que el paciente solo va a notar que se sacia con una menor cantidad de comida. Es aconsejable la retirada del balón no más tarde de 6 meses. Para ello, lo que se repite es la endoscopia en el quirófano y mediante anestesia general, se pincha y desinfla el balón, extrayéndolo por la boca.

Si hablamos de complicaciones, la silicona no suele provocar alergia a los pacientes, aunque hay casos donde se retira por intolerancia, vómitos o porque se pueda deshidratar el paciente, pero en complicaciones asociadas al propio balón, ya que el material por sí solo no produce alergia normalmente.

¿Cuándo no se aconseja?

Existen contraindicaciones a la hora de colocar el balón en personas que tengan intervenciones de carácter quirúrgico precias en el estómago o que tengan lesiones gástricas de importancia, embarazos o donde haya complicaciones para la aceptación del tratamiento.

Otros casos donde no merece la pena asumir riesgos es cuando el paciente padece enfermedades sistemáticas de carácter crónico, o digestivas. Hay que hacer siempre endoscopias antes de proceder a colocar un balón, valorando bien al paciente y las contraindicaciones que pueda tener.

¿Qué paciente es el idóneo?

No todos los pacientes son los adecuados y esto se debe valorar por un equipo de especialistas, que son los que deben de analizar las posibles ventajas existentes y los inconvenientes.

Solo debe colocarse en pacientes que tengan un índice de masa corporal que sea superior a 30. En este caso, los pacientes que más beneficios tienen en esta clae de tratamiento son los que cuentan con un gran sobrepeso, del orden de 20/25 kilos por encima de su peso ideal.

Pese a que cada caso es un mundo, este tratamiento se indica en pacientes que van desde los 18 a los 65 años. La eficacia de este tratamiento se ha demostrado, donde los pacientes que tienen obesidad importante pueden perder 1 kilo a la semana.

Eso sí, hay en centros especializados como clinicaimos.com avisan a sus pacientes que si quieres que esta operación sea eficaz a largo plazo, una vez se retire el balón, dependerá en buena medida de que el paciente procesa a ir modificando sus hábitos en la dieta.

Un balón intragástrico es una medida que complementa y es temporal, por lo que hay que no olvidarse de los necesarios cambios de vida que debe tener el paciente para su completa eficacia.

Está claro que el balón intragástrico es un apoyo más para volver a tener un peso correcto, pero como dicen los especialistas, no debemos limitarnos a él, porque si seguimos nuestras mismas costumbres alimenticias, volveremos a tomar peso antes o después y la eficacia habrá sido mínima.

Deja un comentario