Maneras de cuidar el medio ambiente desde tu casa

Maneras de cuidar el medio ambiente desde tu casa

La pregunta es siempre la misma. ¿Y qué voy a hacer yo para ayudar al medio ambiente? Pues muchas cosas se pueden hacer. Ese es el pensamiento de alguien que no quiere involucrarse y que pone los problemas en las espaldas de los demás. Y es que con gestos muy cotidianos se puede mejorar el medio ambiente desde nuestra casa. Es sencillo. Ya se sabe que un grano no hace granero, pero si ese grano lo hacemos entre todos, muy pronto el granero estará lleno.

Reciclar

Es el más sencillo pero parece que el que más cuesta. El embalaje de los productos es un desperdicio increíble de material, además muchos de ellos contaminan sobre manera; así que opta por comprar suelto, a granel, e incluso puedes reunirte con otras personas para comprar al por mayor. Consume más frutas y verduras que no requieren de embalaje o envases de fábrica. Cuanta menos basura generes en tu hogar más podrás cuidar el medio ambiente desde casa. Desde el Gobierno se ha hecho una gran campaña de promoción con Ecoembes.

Desde 1998, año en que Ecoembes comenzó su actividad y aparecieron los primeros contenedores amarillos y azules en España, han conseguido que se reciclen un total de 19,3 millones de toneladas de envases. El reciclaje de envases no sólo es una opción positiva para el medio ambiente, sino que también es una oportunidad económica y social. De hecho, la actividad ya ha generado 42.600 puestos de trabajo en España, 9.400 de ellos de manera directa.

Electricidad

No te haces una idea de lo que puede contaminar la electricidad. Por eso te invitamos a no derrochar electricidad, cuando te vayas de una habitación apaga sus luces. Si no vas a mirar televisión o estar más tiempo frente a la computadora, apaga todos los equipos. No solo lo notará el medio ambiente, seguro que tu cuenta corriente también lo hace cada vez que llega a tu casa la factura eléctrica. Otra gran idea es la de remplazar las bombillas tradicionales por las de bajo consumo.

Productos amigables

No siempre es necesario comprar nuevo, antes de hacerlo observa de dónde proceden, con qué materia prima están producidos, quizá puedas obtener lo mismo en una tienda de segunda mano, pero más barato y colaborando con la protección del medio ambiente al reciclar o re-utilizar. Fíjate en las etiquetas de los productos y lo sabrás. Yo por ejemplo para limpiar mi casa, la oficina y otros lugares siempre compró en Stock Net Valles una tienda de venta de todo tipo de productos de limpieza online, papel y maquinaria de limpieza con una mentalidad muy ecológica. Además de que sus productos son 100% saludables, destinan parte de sus ingresos a fines solidarios con el propósito de colaborar en la mejora de las condiciones de vida de las personas y en la protección de nuestro entorno.

Aísla tu casa

Los aislantes ayudan a mantener el calor y la frescura en el lado correcto de tu hogar. Considera poner aislantes no solo en el techo si no también en las paredes y bajo el piso. Mantén las ventanas y las puertas cerradas correctamente para evitar que se pierda el calor en invierno. Y tan importante es tenerlas cerras, como ventilar los hogares. Las corrientes de aire van a mantenerte fresco y van a eliminar el aire contaminado.

Aunque esto no lo puedes hacer desde casa, sí es cierto que es también un gesto cotidiano. Si Seres de las personas que vas a todos los lugares en coche, mejor déjalo quieto y ve caminando o en bicicleta. O por supuesto, aprovecha el transporte público que en todas las ciudades  se está potenciando para evitar la maldita contaminación.

No olvides reducir tu basura antes de reciclar. Compra productos sueltos y minimiza los empaques de los productos para comprar en las tiendas. Lleva tus bolsas reusables contigo, ahora que se van a empezar a prohibir en los supermercados.

Otras cuestiones a tener cuenta son pequeños detalles como en lugar de comprar papel para tu impresora, ¿por qué no haces papel reciclado? Cuando comienzas una ducha, esa cantidad de agua fría que no usamos, la podemos recoger en un recipiente para posteriormente reutilizarla en regar plantas o para introducirla en la cisterna. ¿Qué otras formas se te ocurren a ti?

Deja un comentario