¿Por qué someterse a cirugía ha de ser malo?

¿Por qué someterse a cirugía ha de ser malo?

En España se ha tendido, por regla general, a criticar a todas aquellas personas que se han sometido a operaciones de cirugía estética. El argumento esgrimido por muchas de esas personas no ha sido otro que el de la supuesta falta de naturalidad de una persona que se somete a este tipo de operaciones. ¿Cuántas veces se habrá escuchado en este país a personas asegurar que quienes se someten a la cirugía son seres artificiales? Llevamos toda una vida escuchando este sermón.

Lo que quizá no sepan muchas de esas personas que se dedican a criticar es que hay gente que necesita este tipo de cosas como el comer. En primer lugar por salud, porque es posible que, para paliar esos kilos de más que pueden traer como males mayores el aumento de la tensión o el riesgo de infarto, necesite técnicas y métodos para adelgazar. En segundo lugar, para sentirse a gusto consigo mismo o misma, una cuestión que es fundamental para que cualquier persona alcance la felicidad. Sabiendo todo esto, ¿por qué criticar las decisiones de todas estas personas?

Un artículo publicado por el diario El País en diciembre de 2010 aseguraba que, durante el año anterior, habían sido un total de 105.000 las operaciones que se habían producido en España de cirugía estética, lo cual habla de la gran cantidad de personas que necesitan recibir una de esas ayudas que hemos comentado con anterioridad. En España cada vez son más las personas que padecen sobrepeso y que necesitan, por motivos de salud, un cambio en su cuerpo. También en nuestro país hay mucha gente que siente algún tipo de complejo y que necesita quitárselo a través de una ciencia así para conseguir ser feliz. De ahí el gran número de operaciones dentro de nuestras fronteras.

Otro artículo, en este caso del diario Expansión, hizo referencia al tipo de intervenciones que suelen demandar los españoles, entre las cuales se sitúan algunas como la abdminoplastia, la blefaroplastia, la dermolipectomia, la ginecomastia, el implante facial o el lifting, entre otras muchas. Sorprende ver la cantidad de tratamientos que existen para tratar de limar cualquier mínimo detalle de nuestro cuerpo.

Aunque el número de personas que se someten a una operación relacionada con la cirugía descendió durante la crisis, los profesionales de Artestética, una de las clínicas relacionadas con una actividad como tal, han detectado que desde el último año han crecido las solicitudes para someterse a un tratamiento así y encontrar de este modo una vía para convertir el cuerpo propio en una fuente inagotable de felicidad.

Una necesidad imperiosa

Seguro que muchos de vosotros habéis pensado que sería mucho más fácil que una persona que, por ejemplo, padeciera problemas de sobrepeso acometiera el cambio de su cuerpo a través de la realización de ejercicio físico o de dieta. Es cierto que es una opción. Pero es una opción complicada como consecuencia de que, para lo primero, no todas las personas tienen tan fácil realizar ejercicio físico (muchas personas con sobrepeso se fatigan en exceso incluso al andar). En cuanto a lo segundo, cabe destacar que todas las personas no tienen el mismo metabolismo y que por mucha dieta que hagan no podrán perder el peso que necesitan en el tiempo en el que lo necesitan. Por eso les es tan útil a todas estas personas una operación.

Menos críticas levanta el hecho de operarse como consecuencia de alguna anomalía que padezca nuestro cuerpo, como por ejemplo las operaciones y los tratamientos de varices. Aquí ya no queda otra opción que la de pasar por el quirófano y aliviar este tipo de problemas, que por lo general no suelen ser demasiado grandes, pero que conviene tratar a la mayor brevedad posible para que dejen de molestar.

Con todos estos datos analizados, parece lógico pensar que dentro de algunos años nos encontraremos con situaciones similares a las que estamos viviendo en la actualidad: muchas personas seguirán necesitando acudir a un especialista para tratar de encontrarse a sí mismas y ser felices con su cuerpo, alcanzando al mismo tiempo un grado de confianza y de seguridad en sí mismas que les abrirán las puertas de todo aquello que siempre han soñado en esta vida.

Deja un comentario