Una dentición sana en los bebés es una parte fundamental en el desarrollo de una buena salud general. Unos dientes sanos y una dentición fuerte y bien formada ayudarán a que el niño pueda masticar bien los alimentos sólidos, a que pueda hablar sin problemas y que luzca una bonita sonrisa. Para ello, ya desde el embarazo, se debe comenzar a cuidar el desarrollo del bebé en ciernes, y, en esta fase la dieta de la gestante puede afectar al crecimiento y evolución del feto, sobre todo desde su concepción hasta los seis meses de vida en el vientre materno, por lo que el aporte extra de calcio en la dieta de la madre es fundamental para que en un futuro el niño pueda tener unos huesos y dientes fuertes y sanos, teniendo siempre en cuenta que si la madre no consume suficiente calcio en su dieta, el bebé lo tomará directamente de sus huesos, lo que podría tener repercusiones en su salud más adelante.
Hace años era impensable que nuestras mascotas pudieran estar disfrutando de una velada en un restaurante junto a nosotros. Y es que los animales tenían vetada su entrada en la mayoría de los lugares privados. Por suerte, la normativa va cambiando y ahora las mascotas ya forman parte de nuestro día a día. Ahora bien, hay que saber cuáles son sus derechos, pero también sus obligaciones. Hoy te vamos a contar dónde pueden entrar los animales y dónde no.
Poniendo en perspectiva cómo ha tratado el sector financiero a los consumidores y usuarios en la última década, podemos decir sin lugar a dudas de que se han utilizado técnicas que no favorecen para nada la confianza de los consumidores en los bancos. Existen muchos ejemplos, y el último de ellos es sin duda todo lo referente al Impuesto sobre los Actos Jurídicos Documentados, que veremos más adelante tras explicar esta afirmación.
Quizá haya muchas personas que consideren al mes de noviembre como el peor a la hora de escoger sus vacaciones. La cercanía de la Navidad invita, desde luego, a reservar días para los últimos días de diciembre o los primeros de enero, pero lo cierto es que coger unos días en el penúltimo mes del año puede ser una buena idea, mucho mejor de lo que pensamos. No todo lo que implique estar de vacaciones tiene por qué ser sinónimo de playa, sol y buen tiempo. Aunque vivamos en un país tan dado a ello como España.