Ser vigilante de seguridad es algo serio. Lo primero que hay que tener es determinación y luego emprender la búsqueda de una academia en la que comiences a ir familiarizándote con el temario y las demás pruebas que son necesarias. Estamos ante el desafío del “opositor”, porque para el Ministerio del Interior, la formación implica la superación de unas pruebas de carácter físico y teórico que son convocadas siempre a principios de año.
No es normal el ritmo de vida que llevamos, ya que los niveles de estrés que acumulamos a lo largo debido al trabajo y a la familia nos generan grandes problemas de ansiedad. Pero más allá lo que subyace es cómo se ha transformado la filosofía del ser humano, que está enfocado con más frecuencia en conseguir todo tipo de objetivos de manera inmediata, sean de naturaleza material o intangibles. Puede parecer positivo tener metas y querer conseguirlas, y lo es pues es una manera de dirigir tu vida y estar motivado. Pero esto pierde todo el sentido cuando tendemos a querer las cosas sin respetar los procesos de la vida, y sin aceptar que no siempre se consigue lo que se quiere. Y evitamos este pensamiento porque tenemos miedo, y no queremos reconocerlo.
Hacer un Trabajo de Fin de Grado, a menudo resulta un auténtico calvario para el estudiante, que además de no tener ni la menor idea de cómo planteárselo, no recibe la debida cooperación de su tutor. Esto, unido a la escasez de profesores en las universidades que puedan tutorizar los trabajos, ha provocado que a día de hoy, infinidad de alumnos encuentren verdaderas dificultades a la hora de realizar sus trabajos de fin de grado.