Los estudiantes necesitan un lugar donde confluyan el estudio y el desarrollo personal, los cuales deben ser prioritarios. Lo curioso del tema es que no mucha gente sabe en qué consiste y de que forma una residencia puede llegar a ser buena para el desarrollo personal. Si se quiere que el estudiante en cuestión tenga un elevado rendimiento en cuanto a los estudios, la residencia puede tener cierto porcentaje de importancia a la hora de que el alumno interiorice conceptos como el orden, la disciplina o la educación, que son unos valores que podríamos considerar como prioritarios para lograrlo.