Asesores: la figura que permite que las empresas accedan a las ayudas del Gobierno a causa del COVID-19

Asesores: la figura que permite que las empresas accedan a las ayudas del Gobierno a causa del COVID-19

La llegada del COVID-19 a nuestro país ha traído una enorme cantidad de consecuencias de las que vamos a tardar algún tiempo en recuperarnos. Desde luego, lo que ya no tiene solución es la enorme cantidad de víctimas humanas que se ha cobrado la pandemia más mortífera que hemos conocido. Pero todavía sí estamos a tiempo de cambiar algunas cosas y solucionar algunos problemas que han ido surgiendo con el paso de las semanas a causa del avance de la pandemia en todos y cada uno de los rincones que forman parte de nuestro país.

Es evidente que el riesgo ahora está en nuestra economía. El coronavirus ha hecho que un número muy elevado de empresas haya tenido que cerrar sus puertas durante, al menos, un par de meses. Y eso ha generado problemas de un enorme calado para las entidades empresariales, sobre todo para las medianas y pequeñas, que son las que siempre se encuentran más vulnerables ante cualquier imprevisto como el que ha acaecido en nuestra sociedad durante el final de este invierno y la primavera. Esos problemas, desde luego, merecen ser resueltos de alguna manera. O, cuanto menos, minimizados.

El portal web de Radio Televisión Española ofrecía una guía de ayudas contra el coronavirus que había promulgado el Gobierno. Hay varias cuestiones en las que el Ejecutivo ha intervenido y, desde luego, en la parte que tiene que ver con los autónomos se han implementado muchas mejoras. Y es que los autónomos han tenido la posibilidad de aplazar sus cuotas a la Seguridad Social durante un total de seis meses, además de poder aplazar sus deudas hasta el 30 de junio, algo que era realmente necesario para que no estallaran por los aires miles de proyectos empresariales de este país.

Además, también se ha permitido la elaboración de los ERTEs a los que ya todos nos hemos acostumbrado y se ha ofrecido una serie de ayudas en metálico. Una noticia que fue publicada por el diario ABC informaba de que la Junta de Comunidades de Castilla – La Mancha iba a ofrecer ayudas por un valor de 1.500, 2.200 y 3.000 euros a todas aquellas pymes y microempresas que se hubieran visto afectadas por la llegada de una COVID-19 que ha causado una cantidad de estragos terribles tanto a nivel humanitario como sanitario y económico.

Está claro que, para obtener todas las ayudas que desde las instituciones públicas han ofrecido a las pequeñas empresas que han sido afectadas por la COVID-19, ha sido necesario resolver algo de papeleo al que, desde luego, muchos no estamos acostumbrados. Los profesionales de Martín Laucirica, un grupo asesor de la ciudad de Bilbao, nos han comentado que toda la actividad que han desarrollado para sus clientes en las últimas semanas ha estado ligada a este asunto. Y es que, en efecto, toda la ayuda que se le pueda prestar a estas empresas para garantizar su cobro y evitar su desaparición es de enorme utilidad.

Hay que apoyar a nuestras empresas más que nunca

La situación que ha provocado este cataclismo sanitario ha hecho que sean muchas pequeñas empresas las que se encuentren al límite de sus capacidades. Esto hace que sea más necesario que nunca que todos y cada uno de nosotros apoyemos al pequeño comercio, el comercio local, a partir de ahora. Porque, si hacemos lo contrario, será completamente imposible que reflote la situación económica de nuestro país. Desde luego, las ayudas que se han ofrecido desde las instituciones pueden aliviar la situación, pero será muy difícil que vuelva a ser como antes si la ciudadanía no da un paso hacia adelante.

Nos complace ver que, a través de numerosas redes sociales, hay mucha gente que ha lanzado mensajes de llamamiento a la ciudadanía para hacer precisamente este tipo de consumo, el consumo en comercios locales, que son los que más necesitan que se les apoye en los momentos en los que nos encontramos. De ese modo, sí que queda un sitio para la esperanza. Entre eso y la solidaridad de la gente de nuestro país, estamos seguros de que saldremos adelante más pronto que tarde.

Estamos en la peor situación desde que finalizara la Guerra Civil en nuestro país y llegara la pobreza que se extendió durante todo el periodo de posguerra. Por tanto, es el momento de ponernos a trabajar todos de la mano para evitar que un activo tan importante como lo es el de nuestras empresas se vaya a pique. Porque, si eso ocurre, las siguientes que se van a ir a pique son las familias. Y eso sería un sinónimo de problemas estructurales en nuestra sociedad. Problemas, en otras palabras, dramáticos y de un enorme coste social para todas las personas que conformamos este país.

Deja una respuesta