Si las aglomeraciones no son lo tuyo, y deseas escaparte a una playa o cala virgen, no es necesario que te vayas al Caribe. En nuestro país, existen parajes paradisíacos. Entornos vírgenes, algunos pertenecientes a parques naturales protegidos, donde podrás evadirte del bullicio y la evolución.