El modelo actual de gestión de recursos humanos de las empresas se centra en los valores relacionados con los comportamientos de las personas que la forman, y en concreto en sus competencias. Sin cada una de las personas que forman una organización, ésta no sería la misma. Las empresas que son conscientes que gran parte de su capital lo forma el valor humano de sus integrantes son las que apuestan por desarrollar actividades que fomentan la formación de equipos para que estos puedan crecer y evolucionar, tanto de forma individual, cada uno de sus integrantes, como colectiva.