El lujo siempre ha sido y será una forma de diferenciación en un mundo en el que la diferencia visible y palpable se paga muy caro. En la actualidad, el número de personas ricas ha aumentado considerablemente como consecuencia directa de la crisis económica que vivimos, que creó muchas oportunidades de negocio.