Hoy en día, y aunque es un fenómeno que surgió de manera exponencial a causa de la crisis económica, la okupación sigue siendo uno de los problemas con los que nos seguimos encontrando en cualquier barrio de cualquier ciudad de España. Tan solo en Madrid se calcula que hay cerca de 5,000 viviendas ocupadas, llegando a decenas de miles las propiedades que lo han sido a lo largo de todo el país.