‘Carnaval, carnaval, carnaval te quiero”. Seguro que has cantado mil y una veces esta famosa canción. Y es que hay mucha gente que está enamorada del Carnaval. España es un país grande y con muchas diferencias. Algo que también se comprueba en esta fecha. Al igual que en las zonas del sur se lleva mucho, en otros lugares del norte no es muy habitual ver a la gente disfrazada. Suponemos que será por cuestiones del clima. No es lo mismo disfrazarse en Cádiz con 20 grados que hacerlo en Valladolid con negativo. ¿Verdad?
La Edad Media atrae fue una época oscura, pero también mágica y tiene un encanto especial que muchos pueblos y localidades de España trata de recuperar, en las diversas fiestas medievales que se celebran cada año en todo el territorio. La conocemos por los libros, el cine, los documentales. Y esa época transcurrida entre los siglos V y XV, se rememora en los merados y ferias medievales. En este país, hay infinidad de fiestas y mercadillos. Si quieres conocerlos, continua leyendo este post. ¡Que empiece la fiesta!
Los españoles, como casi todo el mundo, somos animales de costumbres y siempre tendemos a llevar a cabo las mismas acciones, año tras año, y es que no importa lo mucho que nos hayamos jurado o perjurado que no volveríamos a hacer algo y es que siempre acabamos cayendo. Para los extranjeros que llegan a nuestro país, una de las tradiciones que más les llama la atención es la gran cultura que tenemos a los bares y es que fuera de nuestras fronteras existen pocas cafeterías que estén tan concurridas como las de aquí.
Hablar de la actualidad implica, por necesidad, hablar del futuro más próximo al que se enfrenta la raza humana en esta Tierra. Y, en ese debate, entran en escena cuestiones como lo son la sostenibilidad de nuestra Tierra y la limitación de sus recursos. Trabajar en eso es una inversión de futuro, pero que tiene que estar de actualidad más que nunca. Se nos empieza a acabar el tiempo para prevenir el fin de los recursos que nos puede ofrecer este planeta y es hora de cambiar muchos aspectos derivados de nuestro modo de vida. Mejor que lo vayamos asumiendo.
El lujo siempre ha sido y será una forma de diferenciación en un mundo en el que la diferencia visible y palpable se paga muy caro. En la actualidad, el número de personas ricas ha aumentado considerablemente como consecuencia directa de la crisis económica que vivimos, que creó muchas oportunidades de negocio.
Ahora que se acerca el verano y llega el buen tiempo podemos dar por comenzada oficialmente la época de bodas en nuestro país y es que cada vez más gente escoge los meses de junio y de septiembre para llevar a cabo sus enlaces matrimoniales puesto que en esta época los días son grandes y el calor, por suerte, todavía o ya no aprieta demasiado en comparación con los meses de julio y agosto. Además, llevar a cabo una boda es una ardua tarea que podemos comparar con la de organizar un gran evento deportivo y es que en ella entran en juego infinidad de variables, las cuales, debemos de ir controlando y organizando para que al final acabe saliendo como si de un engranaje se tratase.

El Valioso Juego que hay Detrás de Disfrazarnos

El Valioso Juego que hay Detrás de Disfrazarnos

Crear un entorno de juego es una de las mejores cosas que podemos ofrecerles a los más peques, y entre los diferentes juegos posibles, el de jugar a disfrazarse es uno de los más interesantes. Tanto para motivar la creatividad y despertar la imaginación, como para jugar con diferentes identidades que ayudarán al niño a perder su timidez o vergüenza. Y es que disfrazarse no se limita solo a lo lúdico, es una forma de acercar a los peques también a cosas que pueden asustarle para que se rían de ello y así, poco a poco, se vayan dando cuenta de que no tienen que tener miedo y superen su temor. Desde disfraces de fantasmas o incluso de dentista si es que le temen (algo muy habitual en muchos niños y niñas).

La actualidad presenta para los jóvenes retos de una dificultad absoluta, prácticamente extrema, por la que no todos los adultos y los ancianos han tenido que pasar. ¿Los motivos? Sin lugar a dudas, se deben a las condiciones económicas que atraviesan nuestro país y que, lejos de estar recuperándose como asegura buena parte de los políticos españoles, sigue azotando con fuerza nuestra sociedad y especialmente a todos aquellos que están comenzando a buscar oportunidades para ganarse la vida.

Vivimos en la sociedad de la imagen y ese es uno de los grandes motivos por los cuales una gran cantidad de gente ha tratado de cuidar su imagen tanto física como personal y profesional. No cabe duda de que dicha imagen es un elemento muy importante y que sin ella es prácticamente imposible que una persona pueda desarrollar su “yo” interno, la manera en la que los demás la ven y la conciben. Esa imagen es el mejor patrimonio que una persona puede llegar a construir sobre sí misma.

Cuando mis abuelos se iban de vacaciones solían contratar a una agencia turística que les planificaba el viaje de principio a fin, era la época de los viajes guiados en los que el tiempo libre brillaba por su ausencia. Esto nada tiene que ver con la manera en la que se planifican los viajes hoy en día. Internet ha supuesto un marco enorme en el que hoteles, restaurantes y demás empresas del sector servicios se pueden anunciar, sin tener que pagar grandes cantidades de dinero. Esto es una ventaja para los consumidores que pueden por si mismos organizar su propio viaje, reservando hoteles y vuelos, comprando previamente entradas de hotel y incluso en algunos destinos los abonos de transporte.