Quizá haya muchas personas que consideren al mes de noviembre como el peor a la hora de escoger sus vacaciones. La cercanía de la Navidad invita, desde luego, a reservar días para los últimos días de diciembre o los primeros de enero, pero lo cierto es que coger unos días en el penúltimo mes del año puede ser una buena idea, mucho mejor de lo que pensamos. No todo lo que implique estar de vacaciones tiene por qué ser sinónimo de playa, sol y buen tiempo. Aunque vivamos en un país tan dado a ello como España.
Andalucía es una de las comunidades autónomas más visitadas de nuestro país, una zona con un clima muy agradable en invierno y que en verano eleva el mercurio hasta límites bien altos, sin embargo y pese a esto, cada año recibe un mayor número de visitantes que optan por el sur de España para pasar su tiempo de ocio. Suelen ser viajes cortos de dos o tres días, normalmente en función de las ciudades o zonas concretas que vayamos a visitar, si se trata de turistas españoles, a menos que estos vayan en una excursión. En el caso de ser foráneos, lo más habitual es que pasen en torno a una semana por tierras andaluzas.

Muchas personas ven el envejecimiento con recelo y hasta miedo, lo asocian con soledad y pasividad. Si bien, muchas veces es más la actitud que podemos tener sobre la Tercera Edad que la realidad de lo que esta puede representar. Es cierto que son muchos los retos por superar por parte de nuestra sociedad si queremos encaminarnos hacia un envejecimiento digno y activo.