Rehabilitar es mucho más necesario que volver a construir

Rehabilitar es mucho más necesario que volver a construir

Antes de que el COVID-19 llegara a nuestras vidas para obligarnos a cambiar de una manera rápida y radical nuestra manera de vivir, en España vivíamos un momento económico que era bastante bueno. De hecho, era el mejor de la última década. Como ya sabéis, eso ya es historia puesto que los meses que hemos vivido desde marzo nos han obligado a realizar un montón de ERTES y a que nuestra economía haya padecido muchos problemas, sobre todo protagonizados por las empresas más pequeñas y vulnerables. Ahora es el momento de remontar. Ojalá lo consigamos.

En momentos tan buenos como el que vivíamos, estábamos viendo cómo cometíamos algunos errores que eran graves en lo que a la actividad económica de nuestro país se refería. Por ejemplo, estábamos viendo como crecía una nueva burbuja inmobiliaria con la construcción de decenas de miles de viviendas por todo nuestro territorio. Vamos a ver, ¿no se suponía que España tenía exceso de viviendas y que muchas de ellas estaban vacías? Pues seguíamos construyendo, aun sin hacernos falta alguna. El sector de la construcción se encaminaba hacia un nuevo desastre y nadie parecía estar dándose cuenta de ello.

Esa actividad, la de la construcción, es de una importancia tremenda para nuestra economía, eso está fuera de toda duda para todo el mundo. Pero es cierto que necesita un cambio de aires para que no vuelva a repetirse una situación como la que vivimos en el año 2008, en el que fue el problema principal que hizo que nuestro país fuera uno de los que sufrió en mayor medida la crisis económica. Ese cambio de aires, desde luego, tiene mucho que ver con una cuestión como lo es la rehabilitación de edificios, que es lo que realmente necesitamos ahora en nuestros pueblos y ciudades.

Fijaos en lo que dice una noticia que hemos querido rescatar del diario Alimarket: casi un millón de edificios en nuestro país necesitan una rehabilitación. Y la verdad es que no nos extraña en absoluto. La noticia apunta que el parque de edificios de nuestro país necesita una renovación y quien se suela fijar en este tipo de detalles habrá visto que esa es una realidad como la copa de un pino. Necesitamos un lavado de cara, no que tiremos nuestra cara y compremos otra nueva. La primera opción, además, genera menos problemas y es más barata, así que, ¿por qué no renovar y dejar de construir sin control?

Mucho más alarmista es una noticia a la que hemos tenido acceso gracias a El Español, en la que se informaba que son casi diez millones de viviendas las que, en nuestro país, necesitan una rehabilitación. Estamos hablando de un número importante de casas y de personas que viven en su interior, personas que, en algunos casos, estarán en peligro. Lo cierto es que se trata de un asunto urgente y que hay que solucionar de una manera rápida para evitar desgracias y para darle un aire nuevo a nuestro patrimonio.

La rehabilitación de edificios es la ciencia que le hace falta a España y no tanto la construcción alocada de nueva vivienda, que es lo que tradicionalmente hemos hecho en el interior de nuestras fronteras. La rehabilitación es más barata y más rápida, con lo que es idónea si lo que queremos es reducir los problemas a los que nos enfrentamos. Los profesionales de una entidad como Cubiertas Estévez, especializados en la rehabilitación de tejados, nos han comentado que, por suerte, parece que hay cada vez más gente que confía en la rehabilitación por delante de la nueva construcción. Es una buena noticia que tenemos que convertir en habitual en los próximos años.

En otros países ya es una tendencia consolidada

Otros países, especialmente del Viejo Continente, decidieron apostar por la rehabilitación de edificios mucho antes de que en España ésta fuera considerada una opción. Las consecuencias ya las hemos padecido. Mientras países como Alemania, Holanda, Bélgica o los países escandinavos apenas se metieron en problemas durante la crisis económica de 2008, nosotros nos hundimos como el Titanic. Y, de hecho, de no haber sido por el turismo quizá no hubiésemos salido aún de esa crisis, la peor desde el crack de 1929.

No nos cabe la menor duda de que, con el paso de los años, va a ser habitual encontrarnos con un asunto como lo es la rehabilitación de edificios. En España nos estamos dando cuenta de sus ventajas. Desde luego, esta será, sin ninguna duda, una de las mejores noticias para nuestro país. Contribuirá a que no haya demasiadas propiedades vacías, que todas las propiedades se encuentren en perfecto estado y que la especulación se reduzca, algo necesario sobre todo después de lo que hemos tenido que ver en los últimos años en el interior de nuestras fronteras.

Deja una respuesta