¿Dónde pueden entrar los animales y dónde no?

¿Dónde pueden entrar los animales y dónde no?

Hace años era impensable que nuestras mascotas pudieran estar disfrutando de una velada en un restaurante junto a nosotros. Y es que los animales tenían vetada su entrada en la mayoría de los lugares privados. Por suerte, la normativa va cambiando y ahora las mascotas ya forman parte de nuestro día a día. Ahora bien, hay que saber cuáles son sus derechos, pero también sus obligaciones. Hoy te vamos a contar dónde pueden entrar los animales y dónde no.

En restaurantes

Mientras que muchos restaurantes tenían en sus terrazas carteles de ‘Prohibido animales’, cada día un número mayor de estos locales permiten la presencia de nuestras mascotas en sus terrazas. Dentro de los restaurantes no estará permitida por razones higiénicas, a excepción de los perros lazarillo, pero disfrutar de una buena comida al sol con tu perro o gato, o cualquier otra mascota que tengas, ya es posible.

Peluquerías

Por fin se acabó lo de dejar  tu mascota en casa mientras te pasas unas horas en la peluquería. Desde hace unos años hay muchas peluquerías que te lo permiten. Podrá esperar contigo hasta que termines. Incluso hay peluquerías que ofrecen servicios de peluquería canina mientras te arreglan. Si te animas puedes compartir sesión de cambio de look junto a ello.

Pueden viajar en transporte público

Esta medida se comenzó a implantarse en España hace unos años. Los perros comenzaron a poder subir en el metro y, más tarde, en los autobuses. Los taxistas y conductores de Uber también aceptan mascotas en muchos casos. Viajar con tu mascota, sea perro o cualquier otro animal, ahora es posible casi en cualquier lugar del mundo. Así que ya no hay excusa para no llevarle a los sitios.

De compras

Algunas tiendas sí permiten que entres con tu perro o gato, otras por el contrario para nada. Es tan fácil como mirar en la puerta si hay alguna pegatina que lo evite. Por supuesto que hay tiendas de ropa, de muebles y muchas otras que permiten la entrada de animales. Existe una aplicación para el móvil que nos indica a qué sitios podemos entrar.

Una tarde en el cine

Hay distintos museos, cines o locales de exposiciones que también permiten la entrada de animales. A los perros también le gusta salir de ocio, así que ya sabes por dónde les puedes llevar.

¿Pueden viajar en avión?

El transporte de animales domésticos suele crear gran confusión, principalmente porque el transporte se tiene que hacer de forma necesaria, forzado por las necesidades de la vida, porque se tiene que cumplir una normativa específica y porque se requiere una documentación concreta por parte de las aduanas, los veterinarios y las compañías aéreas.

Al contrario de lo que se puede pensar, el mayor problema que tenemos en el transporte de mascotas en avión, no es la seguridad del animal, sino la tranquilidad de sus dueños. Después de muchos años en el sector como empresa de transporte de animales, Star Cargo, reconoce que nunca han tenido ninguna incidencia con su seguridad. Las mascotas, una vez que entran en las instalaciones de la compañía aérea y son llevadas a la zona habilitada para animales, con veterinarios y personal especializado, asumen su situación y se quedan muy tranquilitos.

Como es lógico, todo dependerá del tamaño de la mascota y de su raza. No es lo mismo querer entrar en un establecimiento con un perro San Bernardo que con un Chow chow. Todo eso dependerá del sentido común del propietario. Y dentro de ese sentido común hay que analizar que, aunque son muchos los locales que permiten la entrada de mascotas, esta decisión depende del sistema administrativo de cada uno. Es decir, la ley lo permite, pero no obliga, lo que significa que cada local o establecimiento puede decidir si aceptan o no que vayas con tu mascota.

Si no te dejan entrar, no te enfades. Poco a poco las leyes tienen que ir cambiando y las mentes se tienen que abrir. Recuerda que siempre que vayas con tu mascota a la calle, y especialmente cuando entres en alguno de estos establecimientos, tienes que llevar la documentación en regla y cumplir las normativas exigidas. Y es que si queremos exigir derechos, también tenemos que cumplir con los deberes.

Deja un comentario