Elegir entre clínicas dentales y franquicias locales

Elegir entre clínicas dentales y franquicias locales

Todos somos conscientes de que en los últimos años, especialmente las ciudades ha podido ver como han crecido multitud de marcas y franquicias del sector dental. Esto es de lo más evidente, en especial en las dos ciudades españolas con mayor número de habitantes, Madrid y Barcelona. Esta clase de negocios ha crecido mucho y en el caso de las franquicias, son un rival fuerte para las clínicas dentales de toda la vida. Ante este tipo de establecimientos, muchos usuarios, optan por las clínicas más locales, como nos confirman en la Clínica Maroto Vellón, donde creen que su trato personalizado y la seguridad de sus años de experiencia so muy bien considerados.

Por poner otro ejemplo de gran ciudad,nos vamos a la capital catalana, a Barcelona, donde la Clínica Dental Odonthos nos asegura que ahora tienen pacientes fieles que llegaron hasta su clínica rebotados desde franquicias donde no recibían el trato adecuado o los resultados que esperaban.

Los estudios alertan del crecimiento de las franquicias

No hablamos de meras apreciaciones, pues hay estudios donde se producen análisis de esta clase de franquicias, donde los volúmenes de negocio han ido ascendiendo año tras año, un crecimiento que es debido a un proceso expansivo de lo más importante, por parte de muchos operadores.

Si vamos a las clínicas dentales de toda la vida, pues lo que hacen ellas es poner en valor el sitio que ocupan y una puesta en valor de la buena calidad de los servicios que prestan frente a las franquicias de bajo coste, que pueden tener costes inferiores a los de estas clínicas, pero que luego, a medio y largo plazo dejan bien claro las razones por las que pueden no ser tan convenientes.

Igualmente, es cierto que hay profesionales en el sector, que no dudan en aseverar que si se quiere lograr unos precios de gran competitividad, los empresarios nuevos que se encuentran a cargo de las clínicas dentales, lo que hacen es precarizar a los dentistas que consiguen contratar, siendo además de lo más usual la contratación de materiales de más baja calidad o tecnología del campo sanitario ya anticuada o proveniente de países que no cumplen con todas las medidas de seguridad.

Estos debates de opiniones en el sector que en muchos casos mantienen profesionales del sector odontológico resaltan lo necesaria que es la odontología y los servicios que ofrecen a la sociedad.

No hay que perder el foco en lo realmente importante, algo que a juicio de ellos se ha ido perdiendo, pues es un hecho que los grandes beneficios que se alcanzan en el sector pueden haber mercantilizado un poco el sector bucodental, donde se quiere vender a los clientes una serie de ofertas o de descuentos, donde la salud pasa a ser un valor y un bien de consumo.

A la difusión de dicha concepción del campo de la salud mental, van a ayudar algunas estrategias de índole publicitaria, lo que ha terminado por hacer que los colegios profesionales de dentistas se opongan a la denominada publicidad agresiva, que en no pocas ocasiones es demasiado engañosa y que se suele hacer en muchos clínicas y franquicias, pues muchas veces son de la propiedad de empresarios que no tienen mucho que ver con la profesión de odontólogo.

Igualmente, también merece la pena lo peligroso que es tratar desde los criterios economicistas una rama tan importante como es la del campo sanitario en nuestra sociedad.

Estamos ante un desarrollo del sector que quizá se esté haciendo más evidente últimamente. En los últimos años hemos visto como algunas clínicas han tenido sanciones, por no haber cumplido con el deber de veracidad en la información, así como en la publicidad, incumpliendo las normas reguladoras en materia de precios.

Existen colegios de odontólogos y estomatólogo que hacen una gran labor por su concienciación a la hora de luchar por el establecimiento de un marco regulatorio de la publicidad en el campo de la sanidad que pueda servir como garantía de salud y de cuidado para los pacientes.

La necesidad de un buen servicio

Está claro que estamos ante un sector de lo más “jugoso”, pero como decíamos antes, no deja de pertenecer al campo de la salud, por lo que es un tema serio donde no se deben actuar con bajadas de precios fuera de lo común.

El sector dental mueve muchos millones y ciertamente no es barato, por muchos motivos, tanto por la tecnología, los materiales o la formación que tienen que tener los profesionales, por lo que si se quiere tener una rentabilidad es normal que haya unos precios que no sean precisamente económicos si se quiere tener un buen servicio.

Cuando se bajan espectacularmente los precios, significa que los materiales y la tecnología no son los mejores, eso o que los trabajadores y dueños de la clínica o franquicia quieren ganar menos dinero, lo cuál no suele pasar. Por lo tanto, elijas clínica dental común o franquicia, atento a la calidad, “nadie da duros a cuatro pesetas”.

Deja un comentario