Los datos más curiosos sobre el aluminio

Los datos más curiosos sobre el aluminio

¿Sabías que…? El aluminio es el tercer elemento más abundante en la corteza terrestre, después del oxígeno y el silicio. Seguro que no, pero es solo una de las muchas curiosidades que te vamos a contar hoy sobre este elemento. Sin duda, uno de los más presentes en nuestra vida, pero también del que menos sabemos. Puede estar en una aguja hasta algunos circuitos de un teléfono smartphone. Comenzamos con las presentaciones, ya que el aluminio es un elemento químico, de símbolo Al y número atómico 13.

Lo más curioso es que aluminio se utilizaba en la antigüedad clásica en tintorería y medicina bajo la forma de una sal doble, conocida como alumbre y que se sigue usando hoy en día. Su nombre inicial, aluminum, fue propuesto por el británico sir Humphrey Davy en el año 1809. A medida que se sistematizaban los nombres de los distintos elementos, se cambió por coherencia a la forma aluminium, que es la preferida hoy en día por la IUPAC debido al uso uniforme del sufijo -ium.

La guerra de patentes

Fue descubierto por primera vez en 1825 por el físico danés H. C. Ørsted, aunque no era un aluminio totalmente puro, Hasta dos años después, el químico alemán Friedrich Wöhler basándose en el trabajo del anterior consiguió aislar el aluminio en estado puro. Esto provocó una guerra entre los dos países en busca del país que había patentado. Pero la guerra por la patente dio para mucho más. Los químicos Charles Martin Hall (EEUU), Paul Hérault  (Francia) y Karl Josef Bayer (Austria) también patentaron los procesos para obtener aluminio. Pero fue Bayer (seguro que su nombre te recuerda a algo), quien logró reducir el coste del proceso de producción e hicieron posible su uso industrial. Había nacido un material que daría mucho juego en todos los sectores.

La producción anual se cifra en unos 33,1 millones de toneladas. Sabes qué es China y Rusia los productores más destacados, con 8,7 y 3,7 millones respectivamente. Aunque lo más importante es que una parte muy importante de la producción mundial es producto del reciclaje. Todas las empresas que trabajan con este material se muestran comprometidas con el medio ambiente, apostando por un material limpio, de mínimo mantenimiento y 100% reciclable, siendo incuestionable su durabilidad y futuro.

Eso sí, nunca lo encontraremos en la naturaleza el aluminio como lo conocemos. Está combinado con oxígeno, formando arcillas, micas y feldespatos. También lo podemos encontrar en plantas y en la mayoría de las rocas, sobretodo en las ígneas, que contienen este material en forma de minerales.

Todas las posibilidades

Las infinitas posibilidades de este material, combinadas con unas excelentes características como la dureza, ligereza y durabilidad, hacen que sea un material idóneo para su uso en aplicaciones Industriales. “Esta herramienta permite construir de una manera más eficiente, reduciendo costes al tiempo que permite a proyectistas, constructores y demás agentes implicados trabajar de forma colaborativa”, como comentan desde la empresa Aluminios Franco.

Ya habrás visto que son muchos los utensilios de cocina que están hechos de este material. ¿Por qué? Pues porque se trata de un extraordinario conductor del calor. Por eso dicen que los mejores radiadores son los que se fabrican con este material. Seguro que en más de un hogar los has visto.

  • El aluminio reciclado recibe el nombre de aluminio secundario pero tiene las mismas propiedades que el aluminio primario y, por tanto, la misma calidad.
  • Hablamos de un material de los duros, y es que el aluminio es el metal más utilizado después del hierro y el acero.  Pero ojo, cuando se está realizando el proceso de fundido debe evitarse a toda costa que se mezcle con el agua, ya que la reacción puede ser explosiva.
  • El uso del aluminio también se realiza a través de compuestos que forma. La misma alúmina, el óxido de aluminio que se obtiene de la bauxita, se usa tanto en forma cristalina como amorfa. En el primer caso forma el corindón, una gema utilizada en joyería que puede adquirir coloración roja o azul, llamándose entonces rubí o zafiro, respectivamente.

Cada año se sabe que en el mundo se produce alrededor de unas 53,4 millones de toneladas, ya que su uso es esencial para productos del hogar, la construcción para nuestro caso para la fabricación de ventanales de aluminio y cerramientos.

Ahora ya conoces más sobre este curioso elemento que está muy presente en nuestras vidas, y que viendo lo ecológico que es, le auguramos una larga vida.

Deja una respuesta