¿Cómo mantener a los niños seguros del Covid en los colegios?

¿Cómo mantener a los niños seguros del Covid en los colegios?

Aunque las medidas nos han quedado muy claras a lo largo de los dos años que hemos llevado ante la presencia de la amenaza del Covid en nuestras vidas y ya nos hemos adaptado bastante a esta nueva normalidad que nos ha tocado vivir este último año, en donde, hemos podido volver a las vidas que recodábamos de antes de la cuarentena, pero con ciertas medidas y limitaciones que debemos respetar para preservar nuestra salud y la de los demás, no está de más recordar algunas de las reglas ahora que ha llegado una sexta oleada y que los casos están volviendo a subir.

Por ejemplo, en este articulo nos enfocaremos en las normativas aplicada para los centros de estudios, sacando toda la información que compartiremos contigo del segundo manual actualizado emitido por el Ministerio de Sanidad y denominado:  ‘Guía de actuación ante la aparición de casos de Covid-19 en centros educativos.A continuación los lineamientos más relevantes.

Nueva definición de caso sospechoso

Lo primero es definir lo que se considera ahora un caso sospecho frente al cual hay que aplicar medidas extraordinarias como pruebas de detección y  confinamiento, el cual establece:

“Cualquier alumno o trabajador del centro con un cuadro clínico de infección respiratoria aguda de aparición súbita de cualquier gravedad que cursa, entre otros, con fiebre, tos, dolor de cabeza, síntomas gastrointestinales, dolor de garganta, sensación de falta de aire, mialgia y secreción o congestión nasal, generalmente de forma agrupada. Se ha descrito también la presencia de anosmia o ageusia (en población que pueda identificar estos síntomas)”

 

Así, cuando se quiera identificar los contactos, se evaluará si “el caso ha estado en contacto con compañeros del centro educativo en los dos días anteriores al inicio de síntomas o a la fecha de toma de muestra en asintomáticos (periodo de transmisibilidad)”Entonces, se establece como la forma adecuada de actuación en estos casos: “la persona trabajadora con condiciones de salud de vulnerabilidad no se hará cargo de la atención del caso, y éste será derivado a otra persona del centro que se designe”, siendo que Los casos confirmados deben ser informados al centro con carácter de urgencia.


Los niños enfermos deberán quedarse en casa

La seguridad de todos los que intervienen en las actividades diarias de un colegio comienza desde la casa con los padres. Estos deben asumir la responsabilidad de controlar la salud de sus hijos, para estar alertas ante cualquiera de los síntomas que puedan delatar el Covid, como son:

  • Fiebre
  • Congestión nasal o goteo de la nariz
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Falta de aire
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Náuseas o vómitos
  • Diarrea
  • Falta de apetito
  • Pérdida reciente del sentido del gusto o del olfato
  • Dolor abdominal
  • Conjuntivitis

Así, frente a la aparición de alguno de los síntomas lo mejor es que el niño permanezca en casa para chequear el avance del cuadro.

Para esto, los padres deberán tomar la temperatura de su hijo diariamente, y en vista de algún síntoma proceder a los exámenes de detección correspondientes para asegurarnos que no se trata de Covid o en su defecto de alguna otra enfermedad común con síntomas parecidos como sucede con el resfriado común, las alergias y la gripe o influenza.

Vacúnate

Otra medida que ya debe haber sido practicada por todos es asistir a la cita para la vacunación, no importa la edad. En el caso de los niños, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) permite la aplicación de la vacuna a niños de 12 a 15 años, por lo que estos también deben acudir con sus padres al proceso de vacunación.

Así, todas las personas consideradas población apta para recibir la vacuna, deberá acudir a recibir sus dos dosis según el sistema de citas establecido por su localidad, lo cual, les permitirá asistir con confianza a actividades y lugares a los que quizás antes no iba por miedo al contagio. En el caso de los niños de ente 12 y 15 años, gozando de un 100% de efectividad confirmado por las investigaciones en materia.

Respeta el uso de la mascarilla

Los CDC y la OMS siguen recomendado el uso de mascarilla, sobre todo en los espacios cerrados como el transporte publico, centros de trabajo, educativos y de ocio, que es en donde suele haber un riesgo más elevado de contagio del Covid.

Así, las escuelas deben seguir una serie de pautas para garantizar el uso de la misma:

  • Garantizar que el niño utilice mascarilla en el transporte hacia el colegio y luego en todos los espacios del recinto.
  • Pedir la colaboración a los pares para que empaquen varias mascarillas, de forma que si pierde la suya, tenga una de repuesto en el bolso.
  • También se le debe pedir a los padres que identifiquen las mascarillas de tela de sus hijos de forma que no se confundan con las de otros niños.
  • Se debe enseñar a los niños la forma correcta de ponerse y quitarse la mascarilla, así como la importancia de utilizarla en todo momento.
  • Se debe enseñar a los niños que no se puede compartir las mascarillas con otros compañeros.

Limpieza y desinfección

El colegio debe garantizar que se cumplen todas las normas de limpieza y desinfección de los espacios del colegio, las cuales, el equipo experto en higiene industrial de Sermecon nos explica que deben estar enfocadas en la eliminación de las partículas de Covid que pueden quedar en las superficies. Además que los padres deben intentar desinfectar todos los útiles de uso diario de sus hijos.

Reforzar la limpieza de manos

Además del uso de mascarilla y el gel desinfectante, el lavado de manos es de los más grandes aliados que tenemos en la lucha contra el contagio del virus. Por eso, tanto padres como personal académico deben enseñar a los niños la forma correcta de lavarse las manos y deben inculcar el hábito de hacerlo cada cierto tiempo para mantener nuestras manos libres de partículas de Covid con las que pueden entrar en contacto al, por ejemplo, bajar del autobús escolar, juga en el patio, o atender a la clase de deporte.

Además, las escuelas les deben recordar que debemos utilizar codos y pañuelos si nos vamos a tocar la boca o la nariz al estornudar o toser, y luego lavarnos las manos.

Igualmente la escuela debe disponer de lugares donde haya gel desinfectante a la disposición de todos los alumnos, de forma que puedan higienizarse las manos en caso de no poder ir a un baño para hacerlo con agua y jabón.

Novedades en la ventilación

Esta segunda edición de la guía que mencionamos al comienzo del artículo se habla sobre la ventilación de los espacios para hacer algunas actualizaciones en las medidas que se estaban siguiendo:

“Antes, después y mientras estemos con no convivientes en espacios interiores, se recomienda ventilación de forma permanente y que sea cruzada: con apertura de puertas y/o ventanas opuestas o al menos en lados diferentes de la sala, para favorecer la circulación de aire y garantizar un barrido eficaz por todo el espacio”.

Igualmente, siempre que la ventilación natural no sea posible, se debe usar ventilación mecánica o forzada.

Permitir el distanciamiento seguro

Desde la llegada del COVID-19, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) comenzaron a recomendar como medida de seguridad una distancia interpersonal de por lo menos 6 pies (2 metros) de espacio entre no convivientes.

Por esto, las escuelas deben intentar adaptar sus espacios de forma que la cantidad de niños que se relacionan en un salón y en otros espacios del centro puedan guardar dicha distancia lo más que se pueda. Para ello deben aplicar las siguientes medidas:

  • Eliminar los armarios u organizarlos por grupos de estudiantes.
  • Crear tránsito de una vía en los corredores.
  • Estar al aire libre todo el tiempo posible, por ejemplo para actividades como instrucción, comidas y recreos.
  • Reducir el número de niños en los buses escolares.
  • Dejar suficiente espacio entre los escritorios.
  • Usar barreras físicas, como escudos y tabiques de plexiglás para separar a los educadores y a los alumnos.
  • Dividir a los estudiantes en diferentes grupos de forma que se reduca el número de niños por salón y el nivel de riesgo de contagio.
  • La AAPrecomienda dividir a los niños en diferentes grupos por actividad. Por ejemplo, se puede permitir el juego interactivo para los preescolares, mientras que los alumnos mayores deben ser divididos en grupos pequeños y usar mascarillas en el recreo.

Otras medidas

Se deben proponer alternativas que permitan segmentar grupos, reducir el nivel de afluencia de los niños en la escuela y que el niño siga con su educación aún y en confinamiento. Algunas de ellas son:

  • Aprendizaje a distancia. Ofrecer clases online que le permitan al alumno aprender el contenido de su grado desde la seguridad de su casa.
  • Aprendizaje presencial segmentado. Dividir a los grados en subgrupos y adaptar los horarios para que no todos coincidan en el mismo salón.
  • Aprendizaje híbrido.Un modelo de enseñanza que incluya varias de las alternativas ya mencionadas.

 

Deja una respuesta