Los problemas bucodentales, una constante entre la población española

Los problemas bucodentales, una constante entre la población española

Es uno de los aspectos de la salud que, siendo de los más importantes, no gozan del mismo interés o de la misma preocupación que cualquier otra disciplina médica. Y eso que los dolores que están asociados a este aspecto pueden llegar a ser de lo más dolorosos, más incluso que una lesión muscular o que un verdadero dolor de cabeza. No hablamos de otra cosa que de la odontología. Y es que los dientes constituyen uno de los aspectos más importantes y básicos de la salud humana.

Esta cuestión afecta a personas de todas las edades y de absolutamente todas las condiciones sociales. No hay nadie que quede al margen de los problemas bucodentales si no se cuida sus dientes. Está 100% comprobado. El pasotismo en un asunto como este se paga caro, y no solo por dinero, sino también por dolor. Y es que es solamente cuando éste se vuelve insoportable cuando decidimos tomar cartas en el asunto. Para entonces, igual es demasiado tarde de cara a resolver cualquier problema.

Un artículo del diario El Heraldo confirmaba el año pasado lo que muchos nos temíamos desde hace muchos años: que los españoles no gozamos de una salud bucodental de lo más óptima. De hecho, tres de cada cuatro españoles padecen problemas bucodentales. Este dato es un verdadero problema social y que necesita de una resolución urgente por parte de los dentistas y de las autoridades públicas sanitarias españolas. Que el 75% de nuestros ciudadanos tengan el riesgo de sufrir un dolor dental tremendo no es de recibo.

La situación contrasta con lo que anunciaba un artículo del diario ABC publicado hace unos tres años y que se refería principalmente a los niños. Esta noticia afirmaba que un estudio acababa de confirmar la buena salud bucodental de los menores españoles, algo que a nosotros no nos cuadra teniendo en cuenta que, de acuerdo a lo publicado por El Heraldo, tres de cada cuatro españoles tienen problemas dentales. Es mejor ponerse en lo peor y tratar de corregir esos datos.

Los profesionales de Dental Morante nos han confirmado los malos datos de salud bucodental que nosotros ya sospechábamos. De acuerdo con los empleados de esta entidad, los españoles tenemos la mala costumbre de acudir al dentista solamente cuando padecemos un dolor que ya es demasiado grande. Mientras podamos evitarlo, no acudimos a la cita anual que es recomendable para todos y cada uno de los ciudadanos y ciudadanas, con independencia de su condición social o del estado en el que estuvieran sus dientes el año anterior.

De un año a otro pueden cambiar muchas cosas 

Que la recomendación sea la de visitar al dentista al menos una vez al año no es fruto de un capricho de aquellas personas que componen este sector. Se trata de una periodicidad que está más que estudiada puesto que de un año a otro pueden haberse producido muchos cambios en la boca de una persona, cambios que por regla general suelen ser malos. Teniendo esto en cuenta, lo cierto es que resulta ideal que se produzca una revisión cada cierto tiempo. Ignorar esta recomendación puede ser sinónimo de la aparición y la consolidación de cualquier problema dentro de nuestra boca.

Son muchos los casos de personas que, como consecuencia de la dejadez y de retrasar de manera continua sus citas con el dentista, han padecido lo indecible. Es cierto que a mucha gente le cuesta acudir al dentista como consecuencia de lo que significa eso para el bolsillo, pero la verdad es que, hoy en día y gracias principalmente a un elemento como Internet, es posible acceder a un servicio de una calidad más que aceptable a un precio que no resulte demasiado perjudicial para nuestra economía. El caso es tomarse la molestia y poner todos los medios en liza para resolver el problema.

Son muchas las personas que padecen muchos problemas como consecuencia de dolencias dentales. Entre otras cosas, un dolor de dientes intenso puede provocar un agudo dolor de cabeza e incluso de oídos. Es insoportable simplemente hablar del tema. Imaginaos como lo tiene que ser sufrirlo. Es la consecuencia de no poner toda la carne en el asador para terminar con cualquier conato de dolor dental. Es nuestra decisión. Y está a nuestro alcance.

Deja un comentario