Registro de jornada laboral

Registro de jornada laboral

Después de seis meses de la entrada en vigor de la ley de Control de Horario de Jornada Laboral, la situación sigue sin estar del todo clara. Por un lado, algunas empresas llegan a obligar a sus empleados a firmar registros falsos para salir del paso, como ocurrió en una peluquería que acaba de ser sancionada por este motivo, por otro lado, algunos comercios tienen complicaciones para aplicar la ley, pues aseguran que no se adapta a su horario de trabajo, y en lo que a horas extras no pagadas se calcula que hemos mejorado, por lo menos de cara a la galería.

Las horas extras trabajadas en nuestro país han caído un 10,4%, pero al menos las que se hacen están retribuidas ¿o no? Pues ahí está la duda, porque según sindicatos las horas extra no pagadas se han reducido hasta el 23,7% pero no se han eliminado. ¿Merece entonces la pena este registro de jornada laboral?

Por un lado hay quien piensa que sí, pues ahora hay más trabajadores que, en teoría, no hacen horas sin cobrarlas, pero otros opinan que eso es falso, que siguen haciéndolas pero no se registran y nadie pilla a esas empresas por lo que, lo único que se ha conseguido realmente, es que las horas extras pagadas hayan disminuido.

Al final, estemos a favor o en contra, la aplicación de un nuevo método de registro favorece a unos y desfavorece a otros, pero esto es algo que ha pasado siempre y que seguirá pasando hagamos lo que hagamos.

Y es que, según reflejan los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) registrados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondientes al tercer trimestre del año, el 60% del pequeño comercio todavía carece de un registro del horario laboral de los empleados, y quien sí dispone de él, en un 90% de los casos utiliza únicamente un registro en papel. ¿Por qué? Pues porque para el pequeño comercio, los cambios organizativos y las inversiones necesarias para que ese registro fuera digital no están al alcance de su economía.

Ahora bien, ¿por qué es tan importante que el registro sea digital? Pues básicamente para eliminar la duda en el inspector y para evitar el olvido, por parte de los empleados, de firmar la hoja en las entradas o salidas.

Las empresas se ponen las pilas

Aunque el descontrol sigue vigente, y parece que va a seguir así por mucho tiempo, las empresas se están poniendo las pilas para poder hacer ese registro tal y como marca la ley. En Registro Jornada Laboral nos han confirmado que el número de clientes que contratan su producto ha aumentado en más del 50% en los últimos meses. Eso sí, lo hacen más en unas comunidades que en otras. Por lo visto Cataluña y Madrid se llevan la palma, mientras que otras comunidades como Castilla La Mancha se quedan a  la cola en cuanto a  proporcionalidad.

Hay que tener en cuenta que los empresarios, si no cumplen esta nueva ley, se exponen a multas de hasta 6250 euros, sin embargo, hasta la fecha los inspectores no tienen constancia de que se hayan iniciado expedientes sancionadores, pero ¿cómo actuará un inspector que llega a una empresa donde los trabajadores no fichan al entrar?

Primero pedirán los registros, que deberán estar físicamente en de centro de trabajo durante, al menos, cuatro años. De esta forma se garantiza la consulta inmediata por parte de trabajadores, empleadores, e inspectores.

Además, si así lo solicitan, los inspectores podrán solicitar una copia de esos registros y, si no pudieran tenerla en ese preciso momento, podrían tomar notas y muestras fotográficas. Es más, en caso de detectar alguna incongruencia podría tomar directamente el original del registro como medida cautelar.

Posteriormente, dependiendo del tipo de infracción (si la hubiera) se pasaría a la sanción. Esta no será automática, ya que se aconsejará una especie de negociación con los trabajadores.

Sin embargo, se recomienda contar las pausas, tanto para bien como para mal, pues es la única forma de saber con exactitud las horas de trabajo de cada empleado.

Por sectores, donde más difícil está resultando llevar registros reales de las horas trabajadas es en la sanidad, la educación y la hostelería. Además, la norma genera contradicciones con los nuevos modelos laborales que apuestan por la flexibilidad horaria y la conciliación laboral o por los modelos de retribución por objetivos, que propician una mayor productividad, creatividad y calidad en las empresas.

Deja una respuesta